Haciendo seguimiento al paquete!

Si, ya lo se, es exagerado decir que he estado todo el día haciéndole seguimiento al paquete.  Pero qué se le hace, si la emoción que se tiene es tan extraña.  Desde temprano pude ver como el paquete en la noche había partido de mi ciudad hasta llegar a la ciudad de Valencia en la madrugada, y también muy temprano fue enviado a Caracas.  Allí estuvo por un par de horas, y en este momento se encuentra en Maiquetía, rumbo a México.

Ahora entiendo por qué hay tantos blogs con tantas experiencias, tantos comentarios, tantas adécdotas.  Es lo mejor de todo esto, la espera.  Nos hace decir unas cosas, que quizás en los próximos días piense, que fue una tontería comentarlo.

Me imagino todo el fin de semana en lo mismo.  Que angustia tan divina!