Ser un buen cliente

Nos preocupamos mucho por vender, ofrecer muchos servicios y atraer clientes, pero ¿qué tan buenos clientes son los clientes?

Ser un buen cliente realmente no requiere ni de un aprendizaje especial, ni de conocimiento específico, sólo basta mantener el sentido común y comprender que la persona que está del otro lado, es alguien que le está ofreciendo un servicio.

Siempre exigimos, esperamos y deseamos que se nos ofrezca un buen servicio, de calidad, en corto tiempo y que llene todas nuestras espectativas o necesidades. ¿Pero, hemos pensado si realmente somos buenos clientes?

Para comenzar, ser un buen cliente conlleva PACIENCIA, recuerde que no es usted el único cliente. Y aunque en muchos de los casos se atiende por orden de llegada, existen algunos que requieren cierta prioridad o reciben un trato personalizado. Puede que usted esté de primero, o todo lo contrario.

Si usted presenta algún problema con el servicio, aunque existan sistemas de control que detecten fallas, se puede dar el caso de que no siempre estos son reportados a tiempo; El deber de un cliente es reportar estas fallas para que dicha eventualidad comience a ser un problema a ser resuelto. El crecimiento de una empresa es proporcional al COMPROMISO del cliente con ella. Cabe señalar que el compromiso debe ser recíproco.

No importa si la comunicación con la empresa es vía telefónica, por correo electrónico, en persona, o por correspondencia. Hay que mantener un código de respeto, si existe algo que no se entiende, usted considera algo injusto, no está de acuerdo con el cobro del servicio, problemas de facturación o hay una confusión, dígalo con calma, con RESPETO, no es necesario escribir en mayúsculas, gritar, ponerse agresivo y/u ofensivo; estas personas no son enemigos, la empresa está para ofrecerle un servicio y créame, que se está esforzando para dejar una buena imagen en usted y así continuar teniéndolo como cliente.

Si va a realizar una consulta, hable con CLARIDAD, plantee bien sus preguntas. Actualmente las consultas se hacen a través de sistemas de tickets, no piense que este sistema es una estrategia de la empresa para que usted no tenga interés en escribir, todo lo contrario, el sistema de tickets permite llevar un mejor control y seguimiento a sus requerimientos. Evitando la redundancia en la información y reduciendo los tiempos de respuesta.

A las empresas les gusta que usted demuestre alegría y conformidad por el servicio prestado. Nada cuesta un « Gracias », « Excelente trabajo » o un « Me gusta », un « Compartir » en las redes sociales. Hágalo, RECOMIENDE. Es un impulso que le está dando a la empresa.

Póngase en los zapatos de quien le presta el servicio y pregúntese… Estaría complacido de servir a un cliente como yo?

Tome en cuenta que hay clientes detestables.