Haciendo cumplir el “Bail”

Definitivamente aquí los días pasan volando!… no escribo por flojera, o por aburrimiento, sino por falta de tiempo.

Hoy vengo con otra eventualidad.  Para que vean que aquí es como en cualquier lugar, a veces se nos complica la vida.

Resulta que cuando nosotros firmamos el “Bail” del apartamento, estipulamos que la puerta del balcón de atrás y su respectiva ventana debían ser cambiados porque estaban en muy mal estado.  Ya tenemos 3 meses en nuestro apartamento y las cosas siguen igual.  Así que después de mucho llamar, insistir, enviar mensajes decidimos asesorarnos más en el asunto y así poder presionar al propietario en cumplir lo acordado.

Hablamos con algunos conocidos aquí en Montreal, y casualmente en mi francisación a tiempo completo, llevaron un representante de cada uno de los servicios del “Quartier” y fue allí donde obtuve “Un guide pour les jeunes locataires qui veulent en connaître plus sur leurs droits” donde pude aclarar qué debía hacer para resolver mi problema.

Ustedes pueden revisar la página.  Realmente es muy completa y te guía paso a paso qué hacer en determinadas circunstancias.  En nuestro caso, y generalmente el proceder es:

1.  Debes notificar a tu propietario del problema, puede ser por teléfono o enviando una carta por Postes Canadá; siendo muy amables (es lo que aconsejan, todo por las buenas !).

2.  En caso de no obtener una respuesta satisfactoria usted debe enviar nuevamente una carta pero esta vez pagando un servicio llamado en Francés “Courrier Recommandé” (Correo recomendado) a mi me costó 9,50 $ enviarla.  Debe guardar el recibo que le dan en Postes Canadá y vaya recopilando cierta evidencia de su problema, por ejemplo, fotos, los avisos al propietario, facturas, otros).

3.  Si a la final tampoco hay respuesta, usted debe preparar toda la información recopilada y enviarla a la Régie du logement para iniciar legalmente una queja sobre el propietario del inmueble por incumplimiento.  Para mayores detalles pueden revisar el enlace que he publicado.

Volviendo con mi historia, Ya desesperada porque el tiempo se nos está pasando y cada día se aproxima más el invierno, decidimos enviar la carta certificada como nos lo habían indicado el día lunes.  Para nuestra sorpresa, al día siguiente (martes), cuando llegué a casa de mi curso de francés había una notica en la puerta donde un “X” señor, había ido a tomar las medidas para cambiar la puerta y ventana porque el propietario lo había enviado.

Así que a modo de consejo… El hecho de que ustedes sean inmigrantes no significa que deben callar.  Aquí cuando se asume un contrato de alquiler se tiene los mismos derechos y los mismos deberes de cualquier canadiense.  Si usted no está de acuerdo con algo, dígalo! eso si!… llevando una secuencia como se indica arriba.  De esa manera será atendido mejor su caso si llegase a lo peor.  Y los propietarios cuando ven que usted sabe como debe proceder, ellos actúan de mejor manera.

Firmando nuestro primer “Bail”

Amigos, ya por fin puedo compartir con ustedes nuestra alegria de haber podido firmar un bail, es decir, nuestro primer contrato de arrendamiento.

Como ya les habia comentado, nos ha gustado mucho el barrio Rosemont/Petite Patrie. Caminando por la zona vimos el apartamento en alquiler justo al frente de una hermosa escuela, y al lado de la escuela hay una iglesia catolica; por lo que era la eleccion perfecta para mi. Pero ahí no acaba todo, luego de ubicar el apartamento hubo que llamar al telefono que indicaba el anuncio y hacer una cita para visitarlo y darnos a conocer. Asi lo hicimos y pudimos concretar la cita para el mismo dia; por lo que 20 minutos despues de haber llamado estabamos en la puerta del apartamento esperando a ser atendidos.

Entramos lo vimos con detalle con nuestra amiga; la gente bastante simpatica y salmos. Una vez afuera nuestra amiga nos comento que le parecido que dimos buena impresion. Y asi fue, al dia siguiente nos llamaron para hacer algunas preguntas personales y nos dijeron que el lunes tomarian la decision y que cualquier cosa nos llamaban.

Por fin al llegar el lunes, muy temprano en la manana nos llamaron para decirnos que el apartamento es nuestro y que nos esperaban ese mismo dia a las 7:00 p.m., para firmar el bail.

Llegamos puntual, se volvio a revisar el apartamento, para colocar los detalles en el contrato y listo.

Ya tenemos apartamento!!!

PD:  El famoso “Bail”, en nuestro caso fue un formato que ya venden como las formas Lec de Venezuela que vienen listas para llenar; eso lo compran los propietarios.