Haciendo Landing

Buen día amigos!… luego de haber salido de casa desde el día lunes 23 apenas estoy lográndome conectar para contar como fue nuestra experiencia de viaje, partida de nuestro país y landing en Canadá.

Primero, aqui les comparto una imagen del día de ayer de las 8:20 de la noche en Montreal.

Realmente sorprendente… cierto?

Bueno comenzando con nuestra historia.  Salimos de Barinas a las 11:30 de la mañana en el vuelo de Avior, aunque iba algo retrasado llegamos rapidito a Maiquetía.  Una vez allí caminamos hasta el terminal internacional.  Es bueno que ubiquen con tiempo la taquilla de AirCanadá; ésta se encuentra del lado derecho del terminal internacional.  Si llegan temprano no verán al personal de Air Canadá, estos llegan después de las 7 p.m.

Sigo; hicimos nuestra cola para entregar maletas y hacer el chequeo, luego entramos a la sala de espera y a las 12:45 a.m. de ayer 24 comenzamos a subir al avión, un AirBus 319; una vez dentro del avión la tripulación nos ofreció refrigerios rapidito para poder dormir.  Este avión cuenta con dos filas de 3 puestos cada una y cada asiento cuenta con un sistema de entretenimiento gratuito, que consta de una pantalla touch screen con el que podrás ver películas (algunas en español, y de cartelera), música, emisoras de radio, juegos, mapa donde podrás ver la ubicación del avión, la ruta de vuelo, la altura, velocidad, tiempo a arrivar, hora local del destino, otros.  Sobre cada silla encontrarás una almohadita y una mantica para arroparse y tratar de dormir (algo incómodo).  Faltando aproximadamente una hora y media para el aterrizaje sirvieron el desayuno, bastante completo y ligero.

Luego de 5 horas en vuelo, llegamos a Toronto. Y como ya lo han comentado en otros blogs, no hay pérdida, solo hay que seguir al montón hasta cierto punto, donde los nuevos inmigrantes harán efectivo su landing.  Allí un oficial nos pidió pasaportes y las planillas de confirmación de residencia permanente que por cierto a la hora de firmar no deben salirse del recuadro verde.  Allí si lo requieren pueden solicitar un traductor.  El oficial nos selló el pasaporte y seguimos a recoger nuestras maletas.

Con las maletas en mano, fuimos a la aduana.  El oficial que se encuentra en la salida te hace pasar a un salón grande donde están los oficiales de aduana y es allí donde se declaran los bienes al entregar las planillas B4 y B4a.  El oficial de inmigración quedó sorprendido por el detalle en las planillas que llevamos, sin embargo nos comentó que esta podría ser más generalizada, es decir, en lugar de separar por ejemplo pantalones y camisas se puede colocar “ropa” y el valor a declarar es general.

De allí salimos con una planilla que debemos llevar al momento de retirar los bienes que llegarán después.

Con las maletas y todo entregado, firmado y sellado, nos fuimos a esperar el avión de conexión a Montreal, solo esperamos un ratico bastante corto y a las 10 de la mañana hora local de Toronto salimos rumbo a nuestro destino final.

Llegamos a Montreal, el clima estupendo, una brisa y un aroma distinto.  Nos recogió en el aeropuerto una amiga (nuestro angel en Canadá), llegamos a su casa, donde nos prepararon un piso para nosotros hasta que consigamos nuestro apartamento.  Así que ayer no se hizo más que descansar.

Por cierto, la atención de todos los oficiales fue estupenda!.  Muy cariñosos y agradables.